IGLESIA DE SAN FRANCISCO JAVIER

bandera-inglesa

Ruta Urbana
Ruta Urbana

galería fotográfica documentación_historica contenidos_audiovisuales

 

3. IGLESIA DE SAN FRANCISCO JAVIER

La Iglesia, de aspecto muy reducido, está formada por una nave central muy corta en longitud y amplio crucero y Presbiterio rectangular. Se completa con un espacio destinado a Sacristía detrás del Presbiterio. El interior alberga un original retablo de mármol de Cuenca, con la imagen del Santo Titular el cual destaca sobre los cortinajes de estuco dorado sostenidos por angelotes. Los otros retablos se trabajaron en madera imitando mármol.

En la Iglesia se hallan dos criptas, construidas en ladrillo visto, una bajo la bóveda central de una sola nave y otra más amplia, ambas utilizadas para enterramientos. En ellas estaba enterrado Francisco Javier de Goyeneche que murió en Madrid el 4 de marzo de 1748. Según el Libro de Defunciones de Nuevo Baztán su cuerpo reposaba en la bóveda bajo el presbiterio (segundo tramo, segundo nicho), aunque se dice que él manifestó “quiero ser enterrado donde yace mi difunto padre y señor Don Juan de Goyeneche”.

Entre tres torres cuadradas rematadas en chapitel de pizarra al más puro estilo castizo, se sitúa la  entrada a la Iglesia. Flanqueada por dos pilastras y cuatro columnas, aquí se ve la inseguridad de Churriguera como arquitecto ya que, conjuga el barroquismo castizo con el clasicismo al utilizar el doble frontón. Encima del entablamento, se sitúa una hornacina en la que se encuentra la figura de San Francisco Javier, obra del mismo Churriguera, ya que se advoca la Iglesia a la figura de este santo, copatrono de Navarra. En la fachada  aparece la  inscripción donde podemos leer: “PER NUTUS IN MIRO OPE LOCUTUS NE FACIS O XAVIE XA…. DEL IPSA LOQUI”, “D.O. IX OCT. MDCCXXIII”, y que hace referencia al momento en que Nuevo Baztán se independizó jurídicamente de la Olmeda. La fachada está concebida con un hondo sentido escultórico y barroco sobre todo por la utilización de la luz que sirve para modelar y clarificar sus superficies.

Tiene dos tribunas y coro en altura; una de ellas era utilizada por los Señores de Nuevo Baztán que contaban con el privilegio de poder comunicarse con la Iglesia desde su residencia, evitando tener en el Palacio un oratorio.

La tipología de la cúpula es de media naranja, de dos cuerpos y con ocho ventanas. Según escribía, José de Aldea el segundo párroco de esta parroquia , “en los cuatro ángulos, pintados cuatro santos que son S. Juan Baptistam, S. Fermín Obb y Mr., San Francisco de Asís y San Ignacio de Loyola, pinturas de Palomino”.

CRÉDITOS

Anuncios