Ruinas de la Fábrica de Gamuzas

bandera-inglesa

Valmores

galería fotográfica documentación_historica contenidos_audiovisuales

Junto al camino tradicional de unión entre Nuevo Baztán y Olmeda de las Fuentes, se encuentran los restos de la gran construcción dedicada a la fabricación de antes y gamuzas. Se trata de un edificio cuadrangular de grandes dimensiones, donde se trabajaban y curtían las pieles con las que se fabricaban distintas prendas y accesorios del uniforme militar de la época. Se producían calzones, ajustadores de ante, coletos (prenda de ante que cubría el cuerpo hasta la cintura), bandoleras, portafrascos y biricúes. Estos últimos eran unos cintos de los que pendían dos correas unidas por la parte inferior, en los que se enganchaba el espadín, el sable, etc. 

Según los datos que consigna Eugenio Larruga en sus “Memorias políticas y económicas sobre los frutos, comercio y fábricas y minas de España” (1787-1800), Goyeneche estableció en el año de 1715 una fábrica de antes y gamuzas en la villa de La Olmeda, entre dicha villa y el Nuevo Baztán: “Labróse para ella en la vega de dicha villa una gran casa, con muchos noques (noque: pequeño estanque o pozuelo en que se ponen a curtir las pieles), y las oficinas necesarias para el beneficio de las pieles que se fabricasen de buena calidad, y en gran número, para calzones, bandoleras, viricúes (en castellano actual biricú: Cinto del que penden dos correas unidas por la parte inferior, en que se engancha el espadín, el sable, etc.) y portafrascos de la tropa.

En el año de 1718, la fábrica de antes tenía en su inventario 1500 pieles de ante para cinturones y biricús y 250 docenas de gamuzas, y trabajaban en ella dos oficiales coleteros para la producción de coletos (vestidura hecha de piel, por lo común de ante, con mangas o sin ellas, que cubre el cuerpo, ciñéndolo hasta la cintura), calzones y ajustadores de ante.

La duración de la fábrica de antes fue muy efímera, dado que en 1722 ya se encontraba arruinada. Según Eugenio Larruga, las causas de su ruina fueron la falta de consumo, los atrasos en los cobros, y el desfalco de 403.708 reales con 22 maravedís por parte de su director, Pedro Damis. Este dinero había sido adelantado por Goyeneche y nunca fue recuperado.

CRÉDITOS

Anuncios