Ruinas del Batán

bandera-inglesa

Valmores

galería fotográfica documentación_historica contenidos_audiovisuales

Una vez en la margen izquierda del arroyo Vega, alcanzamos el punto más destacado de la ruta, donde se localizan los restos de un batán silenciado por el paso del tiempo. Los batanes poseen una estructura muy similar a la de los molinos. En este caso, el caudal de agua procedente del barranco del Valdeñigo, movía la rueda que accionaba el mecanismo. Este consistía en una rueda dentada que movía unos mazos de madera, cuyo fin era lavar y golpear los paños de lana hasta alcanzar la consistencia adecuada. Este proceso se denomina abatanado. La actividad del batán producía un  sonido muy característico, proporcionando un paisaje sonoro actualmente desaparecido.

Los batanes son un elemento vital para la fabricación de paños de lana, que era precisamente la principal industria establecida por Juan de Goyeneche en Nuevo Baztán. Lamentablemente, el caudal del barranco del Valdeñigo no permite mantener el batán activo durante todo el año. Por esa razón, Goyeneche poseía otros batanes en la ribera del río Tajuña, más rentables gracias a contar con un curso de agua abundante tanto en invierno como en verano. Como contrapartida, al estar a una mayor distancia de los telares, la inversión en transporte resultaba mayor.

 

CRÉDITOS

Anuncios